[WiZoopi­a] We need new dreams tonight.

martes, julio 04, 2006

Un Finde en Donosti y Zarautz

Este fin de semana había poco que hacer y mucho calor en Zaragoza. Ante esta perspectiva, Celia y yo decidimos cojer el coche y pasar el sábado en Donosti y en Zarautz. Como la vagancia inunda todo mi ser y ya que el documento gráfico no corrió de mi parte, he decidido que (sin que sirva de precedente, ¿eh?) sea Celia la que haga este post. Así fue como pasamos el dia en la playa.

Una escapada, breve pero intensa!

¿Qué mejor plan hasta que lleguen las merecidas vacaciones que un viaje relámpago con destino alguna de las mejores playas del norte?


En estos días que el calor se hace insoportable y que desgraciadamente algunos no podemos gozar de playa en nuestra localidad, hay que aprovechar cualquier oportunidad para salir en busca de un destino mejor.


Y así fue. El sábado mereció la pena madrugar, eran las 8h cuando poníamos rumbo a San Sebastián. A pesar de ser 1 de Julio, lo que implicaba la temida “operación salida de vacaciones I” y la entrada en vigor del nuevo “carné por puntos”; encontramos muy tranquilo el camino.

Eran las 10.30h cuando aparcábamos el coche junto al Ayuntamiento, en pleno centro. Estiramos un poco las piernas dando un paseo por la Concha hasta el Peine de los Vientos (magnífica obra de Chillida). Hacia calor, no lo voy a negar, pero la brisa que corría era suficiente para aliviar las altas temperaturas.
Tranquilamente gozamos de unas vistas espectaculares, con el relajante sonido del mar de fondo y sin” ninguna prisa por salir de ahí”.


Tras dar un paseo por la orilla de la playa, llegamos hasta la parte vieja de la ciudad, donde se puede disfrutar de uno de los mayores placeres gastronómicos: los famosos pintxos, de degustación obligada para cualquiera que se precie.

(Inciso mío, adoro y adoraré siempre los pintxos en Donosti. Qué bien vive esta gente!!)

Llegó el momento de partir hacia un nuevo destino, “Karlos” nos esperaba a comer en Zarautz. El camino fue corto, pero una vez que llegamos a esta localidad, nos embarcamos en la difícil y ardua tarea de estacionar el vehiculo. Comenzamos a dar vueltas, comprobar que los parking estaban completos y que los pocos coches que nos cruzábamos también estaban al acecho de un sitio para aparcar. No os negaré que los ánimos decayeron, hacía calor, empezábamos a tener hambre y no había manera de encontrar un sitio.

(Otro inciso: Agónico. 1 hora de reloj callejeando. Jamás penséis encontrar un sitio un sábado en Zarautz a no ser que viajéis en moto o en Smart o en alfombra voladora. Chungo. Muy chungo)

Al final “el que la sigue, la consigue” pudimos aparcar y nos fuimos hasta el Hotel Restaurante Karlos Arguiñano, donde teníamos reservada una de las mejores mesas del local, apartada del bullicio y con unas vistas espectaculares del Ratón de Guetaria. Me pregunto: ¿como se consigue una reserva así en tan poco tiempo?

(Inciso obligado: trucos que tiene uno y que algún día revelaré. No has dicho que nos invitaron al postre :p )

No encuentro palabras para describir la magnífica comida de la que disfrutamos, todo realmente excelente, que pasada! Si algún día tenéis la oportunidad, os lo recomiendo. (Siempre que vayáis en buena compañía, como yo).

Después de ese “homenaje culinario” que nos dimos, la mejor opción sin ninguna duda: descansar en la playa que teníamos a nuestros pies.

La verdad, el sol pegaba fuerte, no os voy a engañar, pero se estaba de lujo. Y el agua estaba tan fresca que daban ganas de quedarse ahí dentro toda la tarde, como mi querido acompañante.

Las olas empezaban a crecer y ya se veían los primeros surfistas, que espectáculo!
Desgraciadamente se hacia tarde, así que decidimos emprender nuestro camino de vuelta. El viaje pasó rápido, haciendo un recorrido por la mejor música de todos los tiempos, cantando, tarareando y silbando nuestros temas favoritos. ¿Quien iba a decir que coincidirían nuestras preferencias musicales? (viva Bisbal, je je je)

Sin tiempo para escuchar toda la música que me hubiera gustado, llegamos a Zaragoza, horror! Otra vez ese calor tan angustioso… pero no todo era tan malo, todavía era a sábado, así que estábamos a tiempo para salir a cenar y tomar unas copas … o siendo mas realistas: encargar unas pizzas y cenar tranquilamente mientras veíamos LOST. Os diré una cosa: Conducir agota, pero ir de copiloto y no parar de hablar, más!


Vuelvo del país de la vagancia porque hay una duda que NECESITO que me resolváis. En el tunel del paseo de la Concha, encontré un mosaico de un Space Invader. ¿Alguien sabe qué coño es esto y por qué está aquí? Por favor no necesito las conjeturas de Iker Jiménez. Seamos serios en las respuestas. Gracias. Aquí os dejo la foto !!!!!

NOTA: El resto de las fotos que sacamos, podréis verlas en un set que he creado en Flicker.


4 Comments:

  • Muy chulas las fotos!
    La próxima vez os tenéis que ir al balneario de la Perla y disfrutar de la espectacular vista de la playa desde el jacuzzi!
    Saludos desde Wales ;)

    By Anonymous María, at 10:01 p. m.  

  • Qué envidia!! y yo akí encerrada estudiando.. snif snifff.

    Me han encantado las fotos. Muy curiosa la del muñekito blanco en fondo naranaja, es como un comecocos de esos antiguos. ains q recuerdos!!!

    Está chulo San Sebastían. Habrá q meditar la visita. ;)

    By Blogger Eolo, at 12:18 p. m.  

  • Mary: ese jacuzzi hay que probarlo un dia de tormenta, estar sumergido viendo como fuera se desata una tormenta y el agua golpea los cristales. Cuando el hombre del tiempo de tormentas en Donosti, monto una expedición rápida y nos plantamos ahi en un plis plas. Prepara el bañador!!

    Eolo: Venga, venga, que ya te tiene que quedar muy poco!!! prepara tu también el bañador que hacemos una visita relampago!!
    Suerte en los exámenes!!
    Besos!!

    By Blogger WiZoo, at 12:40 p. m.  

  • María, tienes razón el Spa de la Perla es genial y lo del Jacuzzi... sin palabras.
    Wizoo, no es mala idea eso de probarlo en dia de tormenta! que llueva, que llueva, la virgen de la cueva, lalalalalala......

    By Blogger Simplemete C., at 12:50 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home